La malaria mató a más de 1.800 personas en Burundi en lo que va de año, según la ONU, el mismo número de víctimas que dejó el ébola en un año en la vecina República Democrática del Congo.

Entre el 1 de enero y el 21 de julio de 2019 «se notificaron un total de 5.738.661 casos y 1.801 decesos», según un informe de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA), consultado por la AFP el martes.

Burundi tiene cerca de 11,5 millones de habitantes, y la OCHA precisó que una misma persona puede haber contraído la malaria varias veces.

Los autores del informe mencionan las «proporciones epidémicas» de la enfermedad desde principios de mayo, pero el gobierno burundés rechazó hasta la fecha declarar una epidemia de malaria, pese a las peticiones de las organizaciones internacionales en este sentido desde mediados de abril.

«Durante la semana 29 [del 15 al 21 de julio de 2019], 152.243 casos, incluyendo 65 muertes, fueron señalados en 39 distritos [sanitarios] de 46» que hay en Burundi, anunció la OCHA, que afirmó que el número de casos señalados «aumentó un 164%» respecto a la semana 29 de 2018.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en 2017 se registraron unos 219 millones de casos de malaria, que dejaron 435.000 muertos, el 93% de ellos, en África.

Anuncios