Corte Constitucional de Colombia mantiene restricciones a la aspersión con glifosato

El Gobierno colombiano quiere reanudar la aspersión con el controversial glifosato para controlar el crecimiento de los cultivos ilícitos, el máximo tribunal ratifica las restricciones fijadas dos años atrás.

Es un tema de debate y polémica en Colombia. Los cultivos de la hoja de coca han subido a niveles históricos y el Gobierno quiere combatirlos, de nuevo, con la aspersión aérea del glifosato. Un producto sobre el que la Unión Europea y la comunidad científica tiene los ojos puestos por sus efectos en la salud humana.

En una decisión, que algunos medios de comunicación locales han interpretado de forma distinta, el máximo tribunal de ese país, la Corte Constitucional, ratificó las restricciones para la fumigación que estableció dos años atrás.

El tribunal deja en manos del Consejo Nacional de Estupefacientes, entidad a cargo de la política de lucha contra las drogas, la decisión y la evaluación del riesgo sobre retomar las aspersiones: “para la reanudación del Programa de Erradicación de Cultivos Ilícitos mediante la aspersión de glifosato (…) deberán cumplirse con los requisitos previos.

El presidente Iván Duque, del partido que le hizo oposición a los acuerdos de paz, atribuye el crecimiento de cultivos los últimos años a la suspensión de la aspersión aérea con glifosato.

Según el último informe de la Casa Blanca, aunque los cultivos de coca en Colombia bajaron medio punto porcentual, el país sudamericano tiene 208.000 hectáreas cultivadas, lo que lo convierte en el principal productor mundial de coca.

Los líderes campesinos manifiestan que el glifosato ha causado graves perjuicios en su salud y en su territorio. La Corte Constitucional en una sentencia había fallado a favor del Consejo Comunitario Mayor de Novita, en el departamento del Chocó, que había demandado la aspersión.

En sentencia en el 2017, la Corte dejaba abierta la posibilidad de volver a autorizar el glifosato en la lucha contra las drogas si se cumplía con una serie de condiciones ambientales para mitigar el daño.

El presidente Iván Duque habia pedido al alto tribunal “una modulación de la sentencia”

En esta nueva sentencia, además de ratificar esas condiciones, la Corte estima que la política de lucha contra las drogas debe estar acorde con el punto cuatro del acuerdo de paz firmado en La Habana.

En dicho punto se establece una salida integral a la lucha contra los cultivos ilícitos: sustitución voluntaria de cultivos, erradicación manual y aunque no se cerraba la puerta a la aspersión aérea, no se contemplaba como la primera opción.

El presidente Iván Duque pidió en marzo pasado al alto tribunal “una modulación de la sentencia” para hacer un “uso integral de las herramientas” contra el narcotráfico.

El debate sobre el glifosato, producido en su versión más conocida por la multinacional Bayer-Monsanto, ha llegado incluso al Europarlamento. Y Austria tomó hasta ahora las medidas más drásticas al prohibir si quiera su comercialización.

La Organización Mundial de la Salud califica ese producto como “problamente cancerígeno”. Y en una de sus resoluciones afirmó: “hay pruebas convincentes de que el glifosato puede causar cáncer en animales de laboratorio y hay pruebas limitadas de carcinogenicidad en humanos”

Anuncios

Deja un comentario