Escrito por Pepe Sanchez

Recibió 40.000 dólares para ayudar a la Separación de Panamá

Estados Unidos sobornó con 40.000 dólares al presidente del Congreso, Lorenzo Marroquín -el hijo del primer mandatario- para que se nombrara un gobernador en Panamá, que fuese partidario de declarar la independencia del Istmo.

Para que no quede ninguna duda de la “rancia prosapia y abolengo” e idelogía del presidente José Manuel Marroquín, este es un vistazo a lo que se señala de él en Biografía y Vidas:

-Escritor y político colombiano que fue presidente de Colombia (1898; 1900-1904). Pertenecía a una familia de abolengo virreinal, emparentada con figuras ilustres de la Independencia y dueña de la hacienda de Yerbabuena. Quedó huérfano cuando era aún niño, y su educación tuvo todas las ventajas de una posición económica brillante y todos los inconvenientes de la falta de un hogar normal, con tíos y tías en lugar de padres. El muchacho, educado en las más rígidas normas de la buena sociedad, se fugó del primer colegio a donde lo enviaron y entró en el seminario de la Compañía de Jesús, pero no llegó a cursar estudios universitarios- señala la publicación.

No cabe duda aquí entonces, de su clara formación conservadora, de su vinculación al capitalismo burgués y por ende a la más recalcitrante, exigente y rígida Extrema Derecha colombiana.

Desde luego, su hijo, Lorenzo Marroquín, no podía ser extraño a las maquinaciones del poder y además de excelente novelista y poeta, educado en Europa, fue presidente del Senado y ministro ante la Santa Sede.

Pues bien, este par de personajes tiene un fondo oscuro y una veta de putrefacta corrupción dentro de sus ejecutorias públicas, que el Partido Conservador jamás se atrevió a enjuiciar y mucho menos a sancionar.

No vamos a tocar hoy el caso del conocido y famoso Fraude de Padilla, que permitió la elección como presidente de Rafael Reyes en detrimento del General Joaquín Fernando Vélez, del cual el entonces mandatario, José Manuel Marroquín fue el responsable; sólo se mencionarán un par de actuaciones de su hijo, Lorenzo.

Siendo presidente del Congreso, este personaje denunció por “lesivo para la soberanía colombiana” el tratado Herran-Hay, que aceptaba que los Estados Unidos abrieran el canal de Panamá, pero mediante el pago de 10 millones de dólares y una serie de prebendas a Colombia.

Según varios historiadores -entre ellos Enrique Lemaitre, Mariano Ospina Peña y Fernando Araujo Vélez- el gobierno de Estados Unidos sobornó con 40.000 dólares al presidente del Congreso, Lorenzo Marroquín -el hijo del primer mandatario- para:

1-Nombrar un gobernador en Panamá, que fuese partidario de declarar la independencia del istmo. (Y de hecho fue nombrado José de Obaldía, amigo de la separación y muy cercano a los Marroquín) y

2-Conseguir que el Senado rechazase el Tratado Hay-Herrán, para que enonces Panamá declarase su independencia con el apoyo de Estados Unidos,

Lo demás, ya es historia conocida.

Con tales artimañas, el presidente de Estados Unidos, Theodore Roosevelt, le ahorraba a su país el pago de los 10 millones de dólares acordados en el tratado,  que quedaron reducidos ahora mediante el soborno, a solo los 40.000 que recibió Lorenzo Marroquín.Lorenzo Marroquín siendo Embajador ante la Santa Sede le cobraba a los colombianos que querían visitar al Papa

Ya antes, Marroquín había mostrado con claridad quien era. Siendo Ministro de Colombia ante la Santa Sede y así lo cuenta el historiador Araújo Vélez, cobraba dinero para conseguirle a los colombianos, entrevistas con el Papa.

-Su hijo, Lorenzo, guardaba viejos rencores contra el general Joaquín Fernando Vélez, por un altercado que sostuvo con él cuando lo expulsó de la delegación colombiana ante la Santa Sede. Lorenzo Marroquín les había pedido dinero a unas señoras a cambio de una entrevista con el papa León XIII- dice el historiador.

Cómo fue eso? Expulsado de la Santa Sede por corrupto,  sobornado por un gobierno extranjero para traicionar al país y esto no mereció castigo alguno?

Bueno, así es Colombia. Por detalles como estos, el país no votó contra la corrupción.