No se han vuelto a tener noticias de su estado de salud desde el comunicado del Mánchester United en el que informó que «todo ha ido bien» en la operación y que el escocés necesita ahora «pasar un tiempo en cuidados intensivos para favorecer su recuperación».

Una hemorragia cerebral es un sangrado que se produce en el cerebro de manera repentina tras la ruptura de vaso sanguíneo, que puede producirse bien como consecuencia de un accidente cerebrovascular o bien por un choque traumático.

A veces es necesaria una intervención quirúrgica para evacuar el hematoma y reducir la presión del cerebro por el exceso de sangre que puede ocasionar daños irreparables e, incluso, la muerte del paciente.

La noticia ha conmocionado a un país que tenía de Ferguson la imagen de «un hombre que parecía indestructible, imbatible, un elemento perenne de nuestro paisaje futbolístico», escribió el Telegraph.

La operación agarró a todo el mundo por sorpresa. Sir Alex apareció en forma el pasado domingo en Old Trafford para rendir homenaje a uno de sus grandes rivales, Arsène Wenger, en la última visita del francés como entrenador del Arsenal tras 22 temporadas al frente de los ‘Gunners’.


Los dos legendarios entrenadores, grandes rivales hasta la retirada de Ferguson en 2013, intercambiaron algunas palabras antes de que el Escocés, con 13 títulos de Premier League, ofreciese un trofeo de plata al francés.

El domingo, Wenger rindió homenaje a su viejo enemigo, cuando el galo se despedía del Emirates Stadium.

Anuncios