El nuevo God of War ya está batiendo récords de ventas. Ayer Sony anunciaba que, con 3,1 millones de copias vendidas en sus primeros 3 días a la venta, se ha convertido en la IP exclusiva de la compañía más rápidamente vendida de la generación, adelantando a pesos pesados como Uncharted 4 o Horizon: Zero Dawn. Si a eso le sumamos la excepcional acogida por parte de la crítica, situándose entre los títulos mejor valorados de la historia, queda claro que el retorno de Kratos ha sido fructuoso para Santa Monica Studios.

Por ello, entre otras muchas cosas, parece lógico esperar DLC y expansiones que prolonguen las aventuras de Kratos y su hijo Atreus en tierras nórdicas. Otro de los motivos, pista sobre el posible contenido adicional para algunos, es el hecho de que dos de los nueve reinos que podemos visitar a lo largo de la aventura no son accesibles por distintas razones; ahora bien, Cory Barlog, director creativo de God of War, ha afirmado que el estudio no tiene la intención de trabajar en este tipo de contenidos.

Ya a principios de año, en la fase promocional del videojuego, Barlog afirmó que God of War no tendría pase de temporada y ahora queda claro que el apoyo postlanzamiento que recibirá esta entrega llegará en forma de corrección de errores y mejoras varias (como el tan polémico tamaño de la tipografía utilizada en diálogos y menús) y no en historias adicionales. Es un movimiento honesto y que se aleja de la corriente actual pero que, por eso mismo y por tener un escenario que podría darse a ello, sorprende notablemente.

Barlog afirma no ser fan de los DLC porque a veces dan la sensación de ser contenido recortado del videojuego original pero, por encima de todo, argumenta necesitar un descanso tras cinco años trabajando en el nuevo God of War. Hace también unos días, en una entrevista para Kotaku, afirmaba tener en mente hasta cinco nuevas entregas de la saga que darían forma a este periplo nórdico de Kratos pero que, como ya había dicho en otra ocasión, su intención actual es tomarse unos meses de descanso y, dentro de lo posible, acometer la creación de una IP propia.