Los hechos ocurrieron el pasado 12 de junio del 2016 en la localidad de Suba, cuando la Policía de Bogotá recibió el llamado de una madre desesperada que afirmaba que su hija aparentemente se había quitado la vida con un arma blanca.

La SIJIN de la Policía de Bogotá asumió de inmediato la investigación, partiendo de la versión inicial del supuesto suicidio, sin embargo, los resultados del peritaje del cadáver por parte de Medicina Legal, le dieron un giro a la investigación, revelando que en realidad se había tratado de un homicidio y que el principal sospechoso era un hombre, con el que la mujer sostenía una relación extra matrimonial desde hacía aproximadamente dos meses.

Los uniformados de la Policía judicial, lograron establecer que horas antes de cometer el crimen, la pareja había estado departiendo en un establecimiento y luego de que ambos consumieran bebidas embriagantes se habría registrado una discusión entre ellos, que terminó en una herida letal por parte del sujeto, con un arma corto punzante y que de inmediato le ocasionó la muerte a la mujer.

No obstante, tratando de desviar la atención de la familia de la víctima y de las autoridades, acomodó de manera minuciosa el cuerpo, el arma y los demás elementos en la habitación para simular que la mujer en algún arrebato de ira, había atentado contra su propia vida, mientras él dormía tranquilamente en el primer piso del inmueble.

Con lo que no contaba el hombre, era con la capacidad investigativa de la Seccional de Investigación Criminal de Bogotá, para ponerlo al descubierto y durante un año de recolección de las pruebas que incluyeron un cotejo de la sangre hallada en su ropa con la de la mujer fallecida, lograron obtener por parte de la Fiscalía, la orden de captura en su contra.

En la audiencia le fue imputado el delito de feminicidio agravado. No aceptó los cargos y la juez lo cobijó con medida de aseguramiento domiciliaria.

Anuncios