En las Casas de Justicia los ciudadanos tienen múltiples opciones para resolver conflictos

En las Casas de Justicia los fiscales, inspectores  de policía, personeros, inspectores de trabajo, comisarios de familia, defensores de familia, conciliadores en equidad y en derecho, trabajadores sociales y psicólogos prestan servicios para orientar y resolver las necesidades en materia de justicia de comunidades ubicadas en zonas marginales y  vulnerables.

Gracias a este programa que lidera el Ministerio de Justicia y del Derecho, los colombianos  tienen acceso a servicios  integrales y centralizados de justicia en un solo lugar. “Estos centros interinstitucionales están diseñados para asesorar y orientar a los ciudadanos en asuntos relacionados con conflictos familiares o vecinales, trámites, deudas, prevención de la violencia intrafamiliar y promoción de los derechos” aseguró Johana Vega Arenas,  Directora de Métodos Alternativos de Solución de Conflictos, instancia responsable de su promoción.

Este programa, que cumple 23 años ayudando y orientando de forma gratuita a comunidades de estratos bajos y poblaciones vulnerables, cuenta con  108 Casas de Justicia que operan en 28 departamentos del país. Actualmente se encuentra en construcción la Casa del municipio de El Doncello, Caquetá.

Según el Ministerio de Justicia la construcción estos espacios obedece principalmente a las necesidades de justicia de los municipios. “Los alcaldes son los únicos facultados para solicitar una casa de justicia. Son ellos quienes deciden si el municipio la requiere como estrategia de acceso a la justicia”, indicó Vega Arenas, quien añadió: “la decisión es técnica, basada en las necesidades reales de justicia de los ciudadanos. Se requiere contar con un diagnóstico de la conflictividad local y cumplir los requisitos establecidos por la entidad”.

Este pronunciamiento se dio en el marco de una visita realizada por el Ministerio de Justicia a la Casa de Justicia de Chía. Este centro opera desde diciembre de 2003, cuenta con todos los servicios definidos por Programa y como valor agregado, con comisarías de familia e inspectores de policía las 24 horas al día.

Según la coordinadora Libia Cárdenas y representantes de la administración municipal, esta Casa es epicentro principalmente de programas de la convivencia y conciliación para bajar índices de violencia intrafamiliar  y el “bullying” en los centros educativos, en los cuales se avanza en la promoción de mecanismos alternativos de solución de conflictos entre estudiantes.

El fortalecimiento del Programa de Casas de Justicia y Convivencia Ciudadana hace parte de los compromisos del país en materia de acceso a la justicia que se establecieron ante la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y es parte integral del Plan Decenal del Sistema de Justicia 2017- 2027.

Anuncios

Deja un comentario