La Policía Metropolitana del Valle de Aburrá, en coordinación con la Fiscalía General de la Nación, el apoyo de la Alcaldía de Medellín, gracias a información ciudadana y a actividades de control y registro logró la incautación de más de dos toneladas y media de marihuana.

El primer procedimiento se desarrolló gracias a información ciudadana que daba cuenta sobre la ubicación de un camión tipo

furgón NKR de placas BRF-548, que fue interceptado por unidades de la SIJIN en límites entre los municipios de Medellín y Bello, en el cual según las informaciones era transportada una gran cantidad de marihuana que sería distribuida en plazas de vicio de la capital antioqueña. Al realizar el registro al automotor fueron hallados en su interior 946.240 gramos de marihuana. En el procedimiento fue capturado el conductor del automotor.

 

 

La segunda acción policial de las patrullas de los cuadrantes se adelantó en una vivienda ubicada en la carrera 51A con calle 95 del barrio Aranjuez San Isidro, que al parecer funcionaba como bodega para almacenamiento y distribución del alcaloide hacia diferentes plazas de vicio en el nororiente de Medellín.

Al ingresar al inmueble fueron encontrados 1.565 kilos de marihuana empacada en 53 costales de fibra, seis bloques cuadrados en cinta café y una bolsa negra con abundantes paquetes pequeños.

Los estupefacientes que fueron dejados a disposición de autoridad judicial competente, tienen un valor que supera los 2.500 millones de pesos.