La Secretaría de Salud, con el apoyo de las autoridades, viene realizando  operativos de inspección, vigilancia y control a bares, tabernas, discotecas, depósitos y otros expendios de bebidas alcohólicas para prevenir la venta y consumo de licores adulterados, falsificados o fraudulentos que generen riesgos para la salud de los consumidores.

La vigilancia se realiza a los establecimientos que expenden aguardiente, ron, vino, aperitivos, whisky, brandy, vodka y cervezas, entre otras bebidas embriagantes.

Todo producto que no cumpla las condiciones de Buenas Prácticas de Manufactura(rotulado, sellado, almacenamiento, conservación, grado alcohólico y fecha de vencimiento, entre otros) está siendo decomisado y destruido por la autoridad sanitaria.

Hasta la fecha se han inspeccionado cerca de 30.000 litros de bebidas alcohólicas como parte del programa ‘Con salud hay Navidad’, a través de 40 operativos de inspección efectuados a 163 establecimientos. Y se tiene previsto llevar a cabo otros 50 por toda la ciudad.