La denuncia ciudadana, aspecto clave en la ejecución de las operaciones militares que permitieron la captura de cuatro hombres y una mujer dedicados a delinquir.

En la cabecera municipal de San Carlos, oriente antioqueño, en ejecución del Plan de Estabilización y Consolidación Victoria, y como resultado de las operaciones militares adelantadas por unidades del Ejército Nacional y la Fiscalía General de la Nación en contra de las organizaciones delincuenciales, se logró la captura de cuatro personas dedicadas a la comercialización de estupefacientes en esa población antioqueña.

Este resultado, que se produjo gracias a la coordinación que hizo el Batallón Especial Energético y Vial n. 4, orgánico de la Cuarta Brigada, con el CTI-PCO, fueron capturados tres hombres y una mujer durante cinco procedimientos de allanamiento a casas de vicio demarcadas por Inteligencia Militar.

A las cuatro personas, quienes serían los mayores comercializadores de estupefacientes de esta región, se les encontraron varias dosis de sustancias alucinógenas, dinero en efectivo, y elementos de intendencia para la práctica del narcomenudeo.

Los tres sujetos y la mujer fueron puestos a disposición de la Fiscalía 74 especializada DEDOC de Medellín.

Asimismo, gracias a labores de Inteligencia Militar, que se extendieron por más de seis meses, el Ejército Nacional, en coordinación con el Cuerpo Técnico de Investigaciones de la Fiscalía General de la Nación, logró asestar un duro golpe al Clan del Golfo.

En el municipio de Puerto Salgar, Cundinamarca, fue capturado por tropas del Batallón Especial Energético y Vial n. 4, y agentes del CTI de la Fiscalía, Alfonso Sacristán Rueda, alias Chula, integrante del Clan del Golfo. Este sujeto, que había pertenecido a grupos de Autodefensas, era el encargado de conectar a organizaciones internacionales de tráfico de estupefacientes con los productores de pasta base de coca de sectores limítrofes de los departamentos de Antioquia y Cundinamarca.

Alias Chula fue puesto a disposición de la Fiscalía 23 especializada de la Unidad Nacional contra el Crimen Organizado por los delitos de concierto para delinquir agravado con fines de homicidio, extorsión y tráfico de estupefacientes.

Estos golpes a la delincuencia y al narcotráfico fueron posibles gracias a la combinación de esfuerzos por parte del Ejército Nacional y la Fiscalía General de la Nación; además de las oportunas y prontas denuncias realizadas por parte de la población civil, quienes denunciaron a la línea gratuita 147.