En todo un acontecimiento se ha constituido este año la ceremonia de graduación de bachilleres en la Institución Educativa para Poblaciones Especiales de Sincelejo (INPES), donde por primera vez, una estudiante con síndrome de Down recibirá el título de Bachiller Técnico en Informática. Se trata de Eilen Judith Hernández, quien además obtuvo un puntaje de 250 en Pruebas ICFES, constituyéndose en la alumna «pilo», protagonista de este logro.

«Es la primera vez en la historia de nuestra institución que una niña con síndrome de Down llega a culminar sus estudios como Bachiller Técnico, y para nosotros es una «superpilo», porque además en las pruebas Saber 11°, obtuvo un puntaje de 250, creo que nunca en la historia de Colombia un estudiante con ese tipo de discapacidad lo ha logrado», afirmó Miriam Mercado Pacheco, rectora del INPES.

Eilen estudió en Jornada Única, tuvo acceso al programa de alimentación escolar y a un equipo de docentes y profesionales con alta experiencia en orientación y formación a población con necesidades educativas especiales.

Modelo de superación sin límites

Teniendo en cuenta que el ICFES aplica una prueba diferencial para esta población, que no incluye el idioma extranjero, el nivel de exigencias es alto, según afirman los profesores y Eilen, con el acompañamiento del cuerpo docente y de su familia, supo manejarlo.

«La institución está muy orgullosa de tener a Eilen como una de las primeras en obtener su título de Bachiller Técnico en Informática, con toda una educación inclusiva a su alcance. Estamos dándole un mensaje a Sincelejo, la institución es una y para todos», aseguró la rectora.

Daniela Mier Romero, compañera de Eilen y quién ha venido superando una discapacidad motriz, destacó el esfuerzo de Eilen. «Es importante que en nuestra institución haya una persona con este tipo de discapacidad, que sea capaz de representarnos y dar a conocer que no existen las limitaciones, no existe la discapacidad, solo existe la palabra».

La ceremonia de graduación

Tímida ante cámaras, pero responsable, colaboradora y siempre dispuesta, fue calificada por maestros y compañeros que la recuerdan desde los cinco años, cuando llegó al colegio. Hoy se prepara con emoción para la ceremonia de graduación que se cumplirá este 7 de diciembre a las 4:00 p.m. en el auditorio de la Asociación de Educadores de Sucre (ADES).

Hasta ahora el cromosoma extra, responsable de la alteración genética de Eilen, no le ha robado la posibilidad de soñar con estudiar gastronomía o medicina.