En la actualidad, son muchos los peligros que acechan a nuestros dispositivos móviles. A través de una conexión WiFi comprometida, de campañas phishing, de ingeniería social o de otro tipo de ataque, tu smartphone puede ser hackeado y poner en riesgo tu información personal y datos privados.

Aunque muchas amenazas están especialmente diseñadas para que la víctima no sea consciente de que el dispositivo ha sido comprometido, hay una serie de señales que podemos observar que nos ayudarán a saber si el terminal ha sufrido un problema de seguridad. A continuación de dejamos una lista con algunos de los signos de que tu móvil ha sido hackeado.

  • La batería se agota mucho más rápido de lo normal. Los expertos en seguridad señalan que, aunque las aplicaciones maliciosas se puedan ocultar a simple vista, lo que no pueden esconder es su consumo de energía. Por este motivo, si te das cuenta de que la autonomía de tu smartphone ha disminuido sin que existan problemas de batería, es posible que te hayan hackeado o instalado malware en tu móvil.
  • Aumento en el consumo de datos. Si tu terminal está infectado, es posible que percibas un incremento en el consumo de los datos de tu tarifa respecto a tu uso habitual. Esto se debe a que algunas apps maliciosas envían información de manera constante a los atacantes.
  • Cambios en la configuración. En caso de que observes alguna modificación en los ajustes del dispositivo que tú no has realizado, sospecha. Revisa a fondo la configuración de seguridad e intenta averiguar a qué puede deberse.