A los archipiélagos de las islas del Rosario y de San Bernardo es posible llegar en lancha rápida desde el municipio de Tolú (ubicado 50 km al noroccidente de Sincelejo) en un viaje de unas dos horas. En ellos los visitantes disfrutan de los encantos de estas islas en las que se encuentra el Parque Nacional Natural Corales del Rosario y de San Bernardo, que en 120.000 ha alberga cerca de 62 especies de corales y 513 de peces.

ACTIVIDADES

Senderismo, observación de fauna y flora, observación de aves, buceo , careteo, actividades naúticas, baños de sol y mar, fotografía y video, investigación y edicación ambiental.

El parque cuenta con un sinnúmero de ambientes naturales que lo hacen una de las áreas de uso ecoturístico mas importantes de Colombia. Entre otros sus hermosas playas de arenas blancas, bosques costeros de manglar, arrecifes coralinos, colonias únicas de aves marinas y extensas praderas de pastos marinos que bordean las islas.

Se puede disfrutar de actividades como careteo, kayak, observación de fauna y flora, velas y navegación, buceo autónomo, contacto cultural, baño de mar y sol y senderismo.

Los senderos submarinos son los de Punta Brava y Luis Guerra y se recomienda no alejarse mucho de las boyas de demarcación existentes. Al primero se llega en embarcación desde la Isla Grande, sector  Ensenada de las Mantas y al segundo en embarcación desde Isla Grande, sector sur. Ambos permiten que el viajero observe una gran cantidad de corales, peces de colores, espongas y invertebrados marinos01.tintipan.jpg

Ecosistemas:

Los ecosistemas presentes en el Parque Nacional Natural Corales del Rosario y de San Bernardo, se caracterizan por ser ecosistemas marinos, donde predominan los arrecifes coralinos, excelentes barreras contra la erosión marina e incluso tienen un gran valor estético lo que les da una importancia recreacional invaluable. Los arrecifes coralinos, considerados como ecosistema esencial, son muy vulnerables por tratarse de comunidades muy específicas que demandan aguas transparentes, luz, sustratos estables, salinidades y temperaturas constantes que fluctúan entre los 25 y 30 grados centígrados. Las áreas coralinas del Parque Corales, ocupan 191.68 km2 , los cuales representan el  72% de las áreas coralinas del Caribe continental colombiano.

Otro ecosistema de gran importancia es el de los Manglares, considerados como ecosistemas altamente productivos al  proveer variados recursos de flora y fauna que el hombre aprovecha directamente. Se ha estimado que las dos terceras partes de la población de los peces tropicales en el mundo, dependen de las áreas de manglar y los detritos exportados por éstos.  En el Parque Corales, se encuentran 5 especies de mangle, mangle Rojo (Rhizophora mangle), mangle Amarillo (Laguncularia racemosa), mangle bobo o Zaragoza (Conocarpus erecta) y mangle negro o salado (Avicennia germinans).

El ecosistema de pastos marinos, constituye un área de 3.035 has. en el Parque Corales. Sirven como hábitat, alimento y origen de cadenas alimenticias y refugio de innumerables especies marinas. Son plantas vasculares o plantas con flores, que han desarrollado la capacidad de realizar todo su ciclo de vida sumergida en agua salobre o salina. Habitan aguas someras hasta 20-30 m de profundidad, alcanzando su máximo desarrollo a profundidades menores de 10 m y se desarrollan generalmente sobre sustratos de arena en aguas altamente iluminadas y preferiblemente calmadas. Contribuyen a la recirculación de nutrientes y estabilizan el sedimento  de la línea de costa. Una de las especies de pastos marinos identificados en el Parque, es la Thalassia testudinum,  la cual  es la fanerógama más abundante, extensa e importante del Caribe; los rizomas de éstos pastos compactan las arenas, guijarros y fragmentos calcáreos, dándole mayor firmeza al fondo.

Los litorales rocosos y arenosos, comprenden otro de los ecosistemas protegidos en el Parque corales, constituidos básicamente por la franja arenosa de playas, especialmente las que se encuentran en las cuatro zonas intangibles del Parque (Isla Rosario, Isla Tesoro, Isla Maravilla e Isla Mangle). De igual forma estas formaciones arenosas constituyen en otros sectores del Parque,  uno de los principales atractivos naturales para los visitantes. Las playas del Parque, son de origen marino gracias a los fragmentos de coral, esqueleto de animales muertos como conchas de caracol y la actividad biológica de algunas especies marinas como el pez loro, el cual a través de sus excrementos aporta arena a los litorales.

IMAGEN-11142484-2.jpg

Fauna:

En el área protegida, se han identificado una gran variedad de especies asociadas a los ecosistemas marinos costeros. Para el caso de los arrecifes de coral, se han identificado 62 especies de corales y otros celenterados, entre los que se encuentran el coral cuerno de arce (Millepora complanata,) el coral lechuga (Agaricia teniufolia) y el coral Siderastrea sidérea. Igualmente, se han identificado 18 especies de corales blandos, entre los que se encuentran el abanico de mar (Gorgonia ventalina), entre otras especies. Otro grupo identificado en el área protegida, comprende a los  crustáceos decápodo, con 153 especies; los moluscos con 244 especies, no menos de 153 especies de equinodermos, 199 especies de esponjas y  513 especies de peces. En cuanto a reptiles se refiere, en el área podemos encontrar tortugas marinas de la especie Caretta caretta, Chelonia mydas y Eretmochelys imbricata.

Vegetación:

El Parque Corales se caracteriza por ser en su mayoría submarino donde predomina la vegetación de manglar y pastos marinos.

En cuanto a la vegetación terrestre, encontramos un remanente de bosque seco tropical en el sector de isla Rosario en el Archipiélago de Nuestra Señora del Rosario. Este bosque, se caracteriza por tener algún tipo de vegetación caducifolia, donde las plantas pierden sus hojas en épocas de verano para ahorrar energía y contrarrestar la falta de agua.

Geomorfología:

Morfología de la plataforma continental (Isla Fuerte – Cartagena). Se manifiesta una plataforma ancha con gran cantidad de islas y archipiélagos de origen coralino. Su relieve es bajo, bordeado en buena parte de bosque de manglar asociados a deltas (Cispatá, Barbacoas y Cartagena), y playas arenosas y fangosas. A la altura de Tierra Bomba, se encuentra en su parte occidental un litoral de naturaleza rocosa, originado a partir de antiguos arrecifes levantados durante el Pleistoceno por glacioeustatismo