Se puede llegar desde Santa Marta (78 kilómetros) o desde Riohacha (73 kilómetros), por la troncal del Caribe. El acceso se hace por una estrecha carretera de tierra que parte de la mencionada vía y se adentra unos 500 metros, flanqueada por posadas y hostales de todo tipo que ofrecen, en español e inglés, servicios de hospedaje, alimentación, telefonía móvil, internet inalámbrico y hasta lavandería. En el lugar se consiguen desde hostales donde se paga desde 20.000 pesos la noche por persona hasta elegantes cabañas con acceso a la playa.

palomino-playa.jpg

Al final de la estrecha ruta, el visitante se encuentra de frente con la inmensidad azul del mar Caribe y con la playa Las Marías, donde puede descansar bajo los árboles o a los pies de las palmeras, mientras se refresca con una cerveza o una piña colada. También, gozar de las aguas cálidas caribeñas. Sin embargo, hay épocas del año en las que el oleaje es muy fuerte y los bañistas no pueden ingresar al mar. Hay que estar atentos.

Si el deseo es de agua dulce, está el río Palomino, que en sus aguas cristalinas permite hacer recorridos a bordo de flotadores cuando se aproxima a su desembocadura en el mar. Es un plan relajado en el que se puede contemplar todo el patrimonio natural que caracteriza a esta región colombiana.

1f2e9fc3e6c1d5e2b0b7202d1352a5fa.jpg