Unos 67 kilómetros y cerca de hora y media en transporte terrestre, desde la salida de la ciudad, separan a Barranquilla de Arroyo de Piedra. Quizá el mayor atractivo de este corregimiento, jurisdicción del municipio de Luruaco, es la Cueva de La Mojana, una gruta habitada por murciélagos y una hermosa criatura encantada, según narran los pobladores de la zona.
Lugar preferido por los aficionados a la espeleología (estudio de las cavidades subterráneas), ubicado en el corregimiento de Arroyo de Piedras. Desde allí se aprecia la Laguna de Guájaro donde es muy continua la práctica de deportes náuticos.

Para encontrar el sitio, debe entrar al casco urbano de Arroyo de Piedra, cuya principal actividad es la extracción de piedra caliza y arena utilizadas en el área de la construcción.

El punto de referencia en el corregimiento es la parroquia Santa Lucía, que en febrero fue noticia por un incendio que acabó con gran parte de su estructura y que, por cierto, aún no ha sido reparada.

Desde la plaza principal de la iglesia, un par de señalizaciones le indicará el recorrido hasta el destino final. Allí tendrá que atravesar un improvisado puente de tablas que lo conducirá por el sendero hacia el lugar, a pocos metros.

 

mojana02.jpg