El director técnico de la Umata, Gustavo Jiménez Sierra, dijo que una vez verificado el caso, se trasladó el animal a un centro veterinario donde se le presta la atención requerida.

“Encontramos un canino en muy malas condiciones, uno de sus miembros está amputado, presenta problemas en la piel, una miasis bastante delicada en su oído (enfermedad parasitaria ocasionada por larvas y moscas), procedimos a llevarlo a un centro veterinario donde se le está prestando toda la atención que este animal requiere para su recuperación”, manfestó el funcionario.

Los moradores del barrio Huellas Alberto Uribe, manifestaron a los funcionarios que atendieron el caso que han tratado de recuperar al canino pero que por falta de recursos no lo habían llevado a un centro veterinario.

Luego de su recuperación, el animal será trasladado a una fundación y posteriormente será entregado en adopción, posiblemente en el mismo sector donde fue encontrado si alguna familia lo requiere y se compromete a cuidarlo.

Responsabilidad Social frente al abandono y maltrato animal

Jiménez Sierra, recordó que la ciudadanía también tiene la responsabilidad social para velar por el bienestar de los animales.

“La ley 1774 habla de la solidaridad social y de que la sociedad y sus miembros tienen la obligación de asistir y proteger a los animales con acciones diligentes ante situaciones que pongan en peligro su vida y su integridad física”, explicó.

De igual forma aseguró que el abandono es maltrato animal: “el abandono, el que haga que un animal sufra de hambre o de sed, causarles malestar físico o dolor, el hecho que tengamos un animal e irresponsablemente les sean provocadas enfermedades por negligencia o descuido, que sean sometidos a condiciones de miedo o de estrés, el trato cruel, la violencia”.

El director de la Umata, Gustavo Jiménez Sierra, citó la ley 1774 en el capítulo único que reza los delitos contra la vida, la integridad física y la parte emocional de los animales.

“El que por cualquier medio o procedimiento maltrate a un animal doméstico, silvestre o vertebrado o exótico vertebrado causándole la muerte o lesiones, que menoscabe gravemente su salud o integridad física, incurrirá en una pena de prisión de 12 a 36 meses e inhabilidad especial de 1 a 3 años por el ejercicio de su profesión u oficio, comercio o tenencia que tenga relación con los animales, al igual que una multa de 5 a 60 salarios mínimos legales vigentes”, dijo.